Entrevista a Esther Novalgos Laso, una escritora, que vive la poesía.

Miguel-Esther-Novalgos-Agosto-Clandestino_938917531_110294121_667x375

Esther Novalgos Laso, nace en Cenicero, en 1942.

Es autora de los libros Alma riojana, Jana, Ofrenda (este último reeditado (aumentado), recoge varios de sus textos (musicalizados) en un CD del mismo nombre), Campo de amapolas en el que figuran 40 firmas de destacados artistas plásticos, y Cambalache (entre la vida y yo) este ilustrado por Carmela Barbero, José Luis Birigay, Carmelo Gracia, Miguel Angel Ropero, Dalmati Narvaiza Juan J. Ortega, Santi Vivanco, Araceli Villalba y la gran aportación en número de ilustraciones de la reconocida artista Ouka Leele. Fue presentado el 2014  (1ª y 2ª edición) interviniendo Fernando Gil Torner, director teatral, Paco Marín, cantautor, César Novalgos, actor y el reconocido intérprete de guitarra Pablo Villegas. 

Coautora junto a César Novalgos, Eduardo Ochoa y Santi Vivanco del libro cuyo título genérico Racimo, engloba los individuales Con el alma a las puertas, Los campos de Ialu, Saggitarius, Huellas, y de Una voz mil palabras, ambos complementados con CDs.

Representa a La Rioja en el libro Las palabras del tiempo (antología del III encuentro de poetas hispanoamericanos en homenaje a Claudio Rodriguez) Editó: Fundación Camino de la Lengua Castellana, Ministerio de Educación y Cultura. 

Fue directora, mientras se editó, de la publicación Portales. Ha dado recitales en varias ciudades españolas y en el Lycée d’Artagnan de Nogaró (Francia) 

Es una de los 46 poetas que figuran en Cuadernos del encuentro 1492-1992. Trabajos suyos han sido editados en varias publicaciones, libros, revistas, etc.

Figura en Quién es quién en las letras españolas (Diccionario de autores)

Fue miembro hasta su desaparición de la Asociación Poética Prometeo (Madrid). Obra suya ha sido publicada en Cuadernos de Poesía Nueva

  1. ¿Es tu primera vez que escribes para Ediciones 4 de Agosto y participas en Agosto Clandestino?

Puedo decir que sí, que este 2016 es el primer año que me implico con Agosto Clandestino,  directamente al menos. Hago una salvedad.  El pasado verano intervine en un recital colectivo que se hizo en Villanueva de Cameros. Aunque siempre he ido a mi aire, sin implicarme en grupos,  me gustó la experiencia tal vez porque me hizo sentir cercana a quienes, como yo misma, tratan de hallar motivo y fuerza en las palabras. Cuando me acerco a cualquier persona, busco, por encima de todo,  cercanía y sencillez. En Enrique Cabezón se dan ambas facetas y, sin apenas darme cuenta, decidí quedarme en  su “cartel” .  Cuando me propuso que interviniera en el ya famoso evento veraniego,  dije sí sin pensarlo. También colaboré en el acto poético que organizó con motivo de la celebración de la fiesta del barrio. Fue estupendo recitar en el parque los lirios y hacerlo con personas entusiastas que ahora me son cercanas. No imaginas como se ha enriquecido mi nómina de amigos.

  1. ¿Cómo nace tu pasión por la poesía?

2ª – Me atrevo a responder que fue ella quien nació conmigo. Muchas veces me han dicho que comencé a hablar muy pronto y a leer también. Cuando yo era niña se editaba una colección de cuentos clásicos dichos con rima y eran esos los que a mí más me gustaban. Se me vincula con la poesía y no me importa. Pero escribo en prosa tanto o más que en verso. Recuerdo las muchas veces que me preguntaban en clase de donde había copiado las redacciones y en ocasiones me reñían al responder yo que de ninguna parte. El primer poema lo escribí con ocho años para recitarlo ante la virgen el mes de mayo. Supongo que me influyó todo lo que leía. Donde había palabras,  allá iba yo. Todavía recuerdo “ de pe a pa»un montón de fábulas de Iriarte, Samaniego, Esopo, etc. Me encantaba también un texto de Gabriel y Galán titulado El Embargo, escrito con términos extremeños. También este lo tengo en la memoria. ¡Y tantos!

  1. Además de escribir libros en los que tu eres la autora, te has embarcado en proyectos grupales como “Racimo” ¿Cómo ha sido tu experiencia?

Me encantan los libros grupales. He participado en muchos, pero no los tengo anotados y ni siguiera incluidos en la biografía. Recuerdo ahora el que hicimos como homenaje a Gabriel Celaya y en el que tanto me impliqué – puedo asegurarte que al cien por cien – y en el que, entre Fernando Ezquerro y yo (d.e.p.) conseguimos que escribieran (por citar alguno) Antonio Gala, Alberti, Gonzalo Torrente Ballester, Mario Benedetti, José Agustín Goytisolo,  Enrique Miret Magdalena, Francisco Nieva, Claudio Rodriguez, Manuel Tuñón de Lara y bastantes más – todos de tan alto nivel como los mencionados-  que ahora no recuerdo. Es todo un honor compartir espacio en un libro con nombres de tanto relieve. O en «Cuadernos del encuentro 1492 – 1992» en el que figuramos 46 escritores, o “Las palabras del Tiempo”  antología del III encuentro de poetas Hispanoamericanos propiciado por el Ministerio de Educación y cultura. De este tipo de publicaciones podría enumerar alguna más – varias –  aunque, te aseguro, no les doy más valor que, pongo por caso, a “La otra Voz,  Antología de poetas Femeninas Riojanas editado por Ediciones del 4 de Agosto o, al mencionado por ti, “Racimo” y Una Voz mil palabras en el que comparto páginas con César Novalgos, Eduardo Ochoa y Santi Vivanco. En ambos me puede el Amor. Les adoro a los tres. Son mis niños del alma.

  1. Te consideras activista de la poesía? Como desarrollas tu activismo?

Me considero activista de todo aquello en lo que creo. A lo que considero injusto le pongo voz. Hay demasiadas causas que merecen ser gritadas. Voy siempre con mi verdad por delante. Con presencia,  o con palabras, da igual. Me impliqué muchísimo cuando se produjo la invasión a Irak. Fueron memorables los actos celebrados el 15 de marzo del 2003 en la plaza del Mercado reclamando el ¡¡NO!! a la guerra. Recientemente – en la misma Plaza – exigimos la liberación de Lecenia, una mujer injustamente acusada y torturada durante años en una cárcel de la que hoy, afortunadamente y por la presión ejercida desde Amnistía Internacional, ya está liberada. De temas de este tipo podría escribir mucho pero dicen que, para muestra, vale un botón. Solo voy a añadir que resulta muy gratificante implicarse, y hacerlo con ganas,  en defender aquello en lo que crees.

  1. ¿Qué momento o momentos han marcado un antes y un después en tu trayectoria literaria?

No sabría decirte con exactitud. Ya dije que comencé pronto a escribir pero también es cierto que durante bastante tiempo dejé de hacerlo. Tengo tres hijos y el criarlos exige dedicación y tiempo. Puedo decirte que el “después” tal vez se produjera tras la publicación de Ofrenda. Antes de eso,  escribía lo que suponía podía agradar más al lector. A partir de ahí escribo a corazón abierto. Trato de no herir, pero, eso sí, desde el dejar bien claro lo que pienso. Dicen que con la edad se apaciguan los ánimos. Pero no a mí. Puedo asegurar que, conforme crezco en años,  se me acrecienta la rebeldía.

  1. ¿Que te hizo dirigir la revista portales? Que experiencias te llevastes de ella?

Me lo pidió Antonio Martínez Tricio, alcalde entonces de mi lugar de origen. Y respondí afirmativamente. Entrevistaba a la considerada entonces “gente importante” y a la que no lo era tanto (según el canon establecido, claro está.) Me dio opción a relacionarme con diversas capas de la sociedad.  Dábamos prioridad absoluta a temas que tuvieran que ver con la cultura y con Cenicero. Fueron años embarcada en esa empresa. Y fue bonito mientras duró.

  1. ¿Que supuso para ti dirigir el ateneo? Que proyectos llevasteis a cabo en tu etapa?

Fui vocal de la primera junta tras reabrirse el Ateneo al instaurarse la democracia en España y Vicepresidenta luego durante muchos años. Creo que fueron dieciseis. Preguntas por proyectos y yo te respondo que fueron muchos los logros obtenidos. Comenzando por remodelar totalmente la entidad y terminando por conseguir traer a Logroño grandes nombres del panorama literario español. Cito a Ana Mª Matute, Carmen Martín Gaite, José Luís San Pedro, Agustín García Calvo, Carlos Bousoño, Pepe Hierro, Ángel González, Luis Landero, el ya citado anteriormente Gonzalo Torrente Ballester, Julio Caro Baroja y ¿sabes lo mejor? todo ello conseguido a base de convertirnos en pedigüeñas oficiales a la caza de subvenciones y hasta de vino de Rioja con el que nos surtían diversas bodegas y que nos permitía obsequiar a los conferenciantes e invitar a una copa a los asistentes a eventos especiales.  Como anécdota te diré que,  en más de una ocasión al saber que era yo quien llamaba, preguntaban directamente las cajas que necesitábamos y el horario de entrega.  Rosa Herreros, presidenta, podría contar mucho sobre lo conseguido durante el periodo a que me refiero. Fueron muchas las horas de antesalas en despachos gubernamentales. De ilusiones y desilusiones. De piezas ya hilvanadas vueltas a deshacer . El Ateneo contaba únicamente con la cuota abonada por los socios y para de contar. Podría definirse ese periodo como el de LA IMAGINACIÓN AL PODER.

  1. Además de escritora, como agente cultural de esta comunidad, ¿Cómo ves el panorama literario?

Lo veo cada vez mejor y por motivos diferentes. Son muchas las personas muy jóvenes que escriben sus historias y varias las editoriales dispuestas a publicar. Hay más. Pero, por cercanía voy a Mencionar 4 de Agosto, Endymión y Siníndice. Afortunadamente los emprendedores de cultura existen y, de una u otra manera,  consiguen mantenerse.

  1. ¿Qué crees que debería mejorarse?

Todo es susceptible  de mejora,  pero se han dado pasos impensables pocos años atrás. No hace mucho el único recurso existente era la edición respaldada por el propio autor. Ahora, al menos, caben opciones nuevas que invitan a seguir escribiendo sin plantearse, como regla exclusiva,  el consabido ¿para qué?

10. ¿Como ha ido tu novela “Cambalache”? ¿Que experiencias has sacado de ella?

Cambalache (Entre la vida y yo – título genérico prologado por Rosa Regás)  no es una novela, pero sí son seis libros en uno, cada cual con su título y temática. La primera parte se llama “Libertad en Verso”. Le sigue “Os lo debía” dedicado a los perdedores de la Guerra Civil Española.  Continúa con “Se impuso la soberbia”. Aquí vierto mi rabia e impotencia ante aquella invasión absurda a Irak en la que tantas vidas inocentes se perdieron y en la que nos obligaron a interpretar un papel que muy pocos queríamos. La foto del “trío de las Azores” me marcó. A esta le sigue “Nosotros”, dedicada íntegramente al buen entendimiento existente entre Santi Vivanco y yo. Todas y cada una de las palabras de ese apartado han sido escritas pensando en él. La vida nos puso frente a frente y hemos sabido aprovecharlo para bien. Es una gran persona. Y tú lo sabes. “Pensamientos en voz alta” compone el quinto apartado de este libro. Son planteamientos que me hago a mí misma y que pueden ayudar a los demás. De hecho es mi “producto estrella” en Facebook. “Escrito para ti”. Así se llama el sexto y último capítulo dedicado a quienes, por un motivo u otro, han dejado una huella indeleble en mi vida. De la ilustración se ocuparon reconocidos artistas riojanos – cito a Miguel A. Ropero, Juan José Ortega, Carmela Barbero, Jose Burdiel, Carmelo Gracia, José Luis Birigay y Dalmati Narvaiza – Araceli Villalba, ilustradora cántabra y  Ouka Leele, internacionalmente conocida y reconocida con cerca de treinta fotografías y dibujos. Todos ellos han aportado un valor añadido. La verdad, resulta bonito pedir colaboración cuando recibes siempre un sí por respuesta.

11. Después de Agosto Clandestino, ¿tienes nuevos proyectos?

Mañana – respondo a fecha 27 de julio –  presento, junto al poeta Luis Miguel Oraá que dará a conocer su primer libro, “Transmutación”  el mío titulado “Letras Furtivas”.  Me hizo ilusión el que Enrique Cabezón contara conmigo para participar en “Agosto Clandestino”. Su interés por dar a conocer a poetas a través de su obra, es digno del mayor de los elogios. ¿Después de esto? Supongo que seguiré escribiendo, como siempre. Participaré en recitales allá donde me llaman y seguiré creyendo en la palabra. Esa que nos ayuda a querer ser mejores, a expresar lo que siente el corazón, a plasmar siempre – dichas con verdad – bellos vocablos que bien podrían humanizar la convivencia. AMISTAD. PERDÓN. LIBERTAD. AMOR. Ojalá fueran ellas las que guían el mundo.  Ojalá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.