Inaugurada la calle Marques de la Ensenada tras la remodelación de su último tramo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, visitó ayer la calle Marqués de la Ensenada después de que ha sido acometida la renovación de su tramo final, desde la calle Villamediana hasta Lobete, completando así la reurbanización de toda la calle -que había sido ejecutada parcialmente hace unos años entre avenida de la Paz y la calle Villamediana-.

Cabe recordar que esta obra municipal era un compromiso adquirido por la alcaldesa de Logroño atendiendo a las peticiones de los vecinos y hosteleros de la zona y que, además, ha estado vinculada a los proyectos que el Ayuntamiento de Logroño ha ejecutado como complemento a la integración del ferrocarril en la ciudad, como ya se hizo con Eliseo Pinedo. “El entorno del soterramiento ha quedado rematado con esta obra que ha sido diseñada por el Ayuntamiento de Logroño en colaboración con los vecinos” ha señalado la alcaldesa.

En Marqués de la Ensenada residen en estos momentos 2.121 logroñeses y están establecidos unos 60 comerciantes que, en palabras de la alcaldesa, “tienen tras las obras una calle mejor pavimentada y un mobiliario urbano más moderno. Pero sobre todo han ganado en centralidad y conexiones como consecuencia de la transformación provocada por el soterramiento y el modelo de ciudad que estamos implantando: mejorar y consolidar nuestra ciudad, nuestros barrios, escuchando las propuestas vecinales y colaborando para mejorar la calidad de vida y las oportunidades de negocio de los logroñeses”.

Las obras han sido realizadas por la empresa Obras de Construcción e Instalaciones por casi 398.000 euros, lo que supone una baja del 33 % respecto al precio de licitación establecido que estaba fijado en 599.923 euros. Comenzaron el pasado mes de febrero. Han consistido en la remodelación de las aceras de la calle, que se han amnpliado, la ordenación viaria, el arreglo de los desperfectos existentes y la reparación de baches en el firme del estacionamiento público ubicado en la calle y que tiene capacidad para un centenar de vehículos.

Tal y como ha subrayado la alcaldesa, la calle ha pasado a ser de doble sentido, incrementando la accesibilidad y la comunicación a través de ella. “Obras como la llevada a cabo en esta vía demuestran que en esta ciudad se ha mantenido un ritmo de actividad alto y estable que ha permitido la mejora de nuestras calles e infraestructuras además de generar actividad económica y empleo para la ciudad». Así, se ha eliminado el giro a la izquierda desde Avenida de Lobete mediante la prolongación de la mediana existente.
Además, se han renovado las redes de abastecimiento de agua potable, el alumbrado y el mobiliario urbano así como la señalización de tráfico. Así, se han adaptado los pasos de peatones a la nueva normativa.

En total se ha actuado en un tramo de 215 metros (sin contar el aparcamiento). Las aceras se han duplicado, con una anchura que pasa de 2.20 a 4.30 y de 2.30 a 4.50 metros; 6,55 metros para una calzada de doble sentido de circulación; una banda de aparcamiento en batería de 4,5 metros y otra de aparcamiento en línea de 2,10.

Las aceras han sido repavimentadas con 2.200 metros cuadrados de baldosas de 36 pastillas, así como los vados de acceso a vehículos, 192 metros cuadrados de pavimento clinker. Han sido 20 las unidades de nuevos sumideros, 496 metros de tubería de abastecimiento y conexiones, 9 las farolas, 9 los conjuntos de bancos, seis las papeleras y 8 las señales verticales de tráfico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.