Entrevista a Ivan López, voluntario en La Rioja del Proyecto Venus, un proyecto de transformación global (2ª parte)

72E114580

En la primera parte de la entrevista Ivan Lopez, nos hablaba de cómo es y ha sido activista del Proyecto Venus, ofreciendo charlas, campañas en redes sociales… También habla entre otras cosas de cómo la gente cambia cuando hay dinero de por medio, y al final todo sigue igual. Esto le llevo a embarcarse en el Proyecto Venus. Nos hablaba de cubrir nuestras necesidades en lugar de trabajar para sobrevivir con los salarios de empleos improductivos y repetitivos.  Trabajar para resolver problemas que realmente acucian, los retos que te plantean o ayudar a personas que necesiten de tus conocimientos y habilidades. Es utópico, evadirse de que nuestra actual forma de vida es dependiente de un crecimiento continuo. También, es utópico, evadirse de un proceso de desempleo tecnológico inminente tanto en sistemas industriales, como medicina, alimentaria y sector servicios.

4. ¿Percibes que la evolución de la sociedad tiende hacia conceptos que tienen mucho que ver con este proyecto?

Hay aspectos, como el avance tecnológico que llega a la población. Las comunidades open source y open hardware, un claro rebasamiento al muro de las patentes. El impulso del open access/science en la publicación científica.

Solo son líneas amplias, hay mucho que conocer en avances tecnológicos que ya podrían estar ofreciéndonos abundancia con poco esfuerzo humano. Robótica, IA, automatización, smart cities & greeds, domótica, IoT, Big data, nanotecnología y nanomateriales, conducción autónoma, maglev, energías renovables distribuidas, internet, tratamientos médicos. Los satélites Sentinel para la monitorización de la Tierra,… ¡Hay tanto aprovechable!

Por otro lado, Jeremy Rifkin, un consejero político europeo, también deja muy claro cómo nos movemos hacia un cambio de economía. Movimientos como ciudades en transición, economía del bien común y economía social y solidaria ven claramente la insostenibilidad del sistema y aportan su esfuerzo por cambiar de modelo.

Los ejemplos de financiación colectiva (crowdfunding) alentados por la falta de crédito del sistema bancario. Proyectos por los que ningún banco apostaría como wikipedia. Economía colaborativa, prosumidores, … cuando el modelo tradicional no ofrece soluciones, la gente las busca fuera.

Lo malo es que si no nos decidimos pronto a hacer el giro de timón necesario, podemos llegar a un punto sin retorno, en el que las condiciones de nuestro ecosistema tengan una transformación drástica e irreversible y los seres humanos no podamos adaptarnos. Esta situación puede que la sufra la generación que nace en este momento. Es nuestra decisión, y no es aplazable.

5. ¿Qué es la economía basada en recursos?

Es la propuesta económica que Jacque Fresco propone en los objetivos de The Venus Project, necesaria para lograr un modelo social realmente sostenible.

Explicado de forma breve, consiste en la realización de un inventario global de los recursos disponibles del planeta a tiempo real y la adaptación de los sistemas productivos para ajustarlos a las demandas de consumo, reduciendo transporte de mercancías y almacenaje. Todo ello integrado en un sistema inteligente para lograr su ajuste a la capacidad de carga del planeta en equilibrio dinámico.

De forma más palpable, sería como las redes inteligentes (smart grids) de energía eléctrica o algunos casos de sistemas de agua potable. Siempre teniendo en cuenta los ciclos de recuperación natural de los recursos, se aproxima al ecodiseño cradle to cradle (de la cuna a la cuna).

Es un sistema en el cual todos los bienes y servicios están disponibles sin la utilización de dinero, créditos, trueque, o cualquier otra forma de deuda o servidumbre.

La Economía Basada en Recursos precisa, queramos o no, de la unión de las naciones en la declaración de los recursos del planeta como patrimonio común de acceso libre para todas las personas del planeta. Si se hace de otro modo menos ambicioso, seguiremos peleando por nuestro trozo de pastel.

“Una de dos, pensamos globalmente o perecemos individualmente.” – J. Fresco.

6. En Europa estamos con el Euro, se habla de la moneda virtual el bitcoin, pero aquí no se habla de moneda ni virtual ni real ¿Podrías explicarlo?

No es dinero lo que necesita la gente, sino acceso a los recursos que cubren sus necesidades.

Para entenderlo mejor: Si nos quedamos varados en una isla, siempre que el suelo sea fértil, el agua potable y tengamos las herramientas, el personal y los materiales, podríamos construir lo que necesitáramos para cubrir las necesidades de todos. Si tenemos una bolsa de billetes… ¿para hacer fuego?, quizás ni eso.

Hemos llegado a un momento en el que las innovaciones de la ciencia y la tecnología fácilmente pueden proporcionar abundancia a todas las personas del mundo. En una Economía Basada en Recursos, el dinero se volvería irrelevante. Ya no sería necesaria la retirada deliberada de eficiencia ni la obsolescencia programada para mantener productos mercantilizables.

En la práctica, las personas se dirigirán a un centro de distribución y seleccionarán lo que necesitan. Ni más ni menos. En un entorno así, la picaresca deja de tener sentido, ¿para qué coger dos palos de golf y guardarlos en casa?, si puedes coger el que necesitas, cuando y donde lo necesitas, sin tenerlos de estorbo en casa.

Esto necesita de un duro proceso educativo, por supuesto, esa es nuestra labor. Pero si todo es tan difícil como lograr que la gente estudie el equivalente a una carrera universitaria en sus tiempos libres, preparamos materiales didácticos y bienvenida sea la dificultad.

7. También habla de que la ciencia es un elemento imprescindible en el Proyecto Venus. ¿Cómo afecta la ciencia en el desarrollo de este proyecto?

La ciencia es un elemento imprescindible para la sociedad, los métodos de la ciencia son los únicos que permiten el mantenimiento y mejora constante de los conocimientos alcanzados por el ser humano mediante la evidencia de la experimentación a lo largo de la historia.

Con esto no quiero decir que tengamos una lucha contra las religiones, ni que desaprovechamos los conocimientos tradicionales. Es absurdo ponerlo en planos iguales a la espiritualidad de cada cual y más aún desperdiciar el traspaso de conocimientos transmitidos oralmente.

Cuando un cirujano se dispone a operar a una persona, no necesita una votación democrática de por donde debería cortar o qué instrumental utilizar. Tampoco se pone a rezar a un dios u otro para que cure al paciente, eso de «intermediar por él» lo dejamos para otro debate. No crea una “Ley orgánica de recuperación de la salud” con fuertes multas y sanción penal en caso de incumplimiento.

Este profesional se basa en trabajos previos, el estudio detallado del organismo humano, las experiencias de reacciones del organismo a la cirugía de otros compañeros a lo largo del tiempo, se vale de los diseños de instrumental que mejores resultados han dado, los medicamentos que mejores pruebas de test han ofrecido en laboratorio y experimentación, etc. Esto es ciencia y parece que funciona mejor.

¿Por qué no aplicarlo a nuestro sistema social? Por qué no al menos intentarlo. Parece que no se ve aún la cantidad de sufrimiento innecesario e intolerable que sufren miles de millones de personas.

 Continúa con la tercera y definitiva parte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.