Janina Sfetcu y Iosu Moracho presentan sus nuevos libros de poemas en Agosto Clandestino hoy Jueves a las 19:30 en la Libreria Santos Ochoa

 

14055069_1789218907991075_7864950959177938953_n

Janina Sfetcu presenta el poemario Algodón de azúcar y jazz (Agol, 2016), hoy jueves 18 de Agosto a las 19:30 en la Librería de Santos Ochoa, de la C/Doctores Castroviejo, 19 donde la palabra, a la manera del bisturí, contiene al mismo tiempo belleza y dolor. Iosu Moracho presenta La utopía tiene los pies descalzos (Amargord, 2016), donde la palabra se presenta desnuda y descalza, como nosotros cuando nacemos, despojada de cargas, miedos y prejuicios.

Janina Sfetcu (Rumania, 1976) es una poeta de una sensibilidad inusitada que ha editado un poemario en rumano que lleva por título În mijlocul unui ţipăt (en medio de un grito) en Editorial Agol, así como participado en diversas antologías en su país como son Vise târzii (Ed. Dandes Press) y Preludii pentru fluturi (Ed. Art Creativ). Es miembro del colectivo artístico «El hombre que fue jueves» y participa en recitales poéticos y actividades artísticas asiduamente. Ha publicado en 2016 el que de momento es su último trabajo, Algodón de azúcar y jazz, sin duda un sugerente título que nos abre un infinito de posibilidades y que Sfetcu presentará en Agosto Clandestino. (María Pilar Gorricho)

13882607_1144672042246231_4137609717777820791_n

Iosu Moracho Cortés (Pamplona, 1963) es maestro de Primaria y poeta. Entre sus títulos, Nación de sueños, Café Trévere, La muñeca de hierbas y otros poemas de África… Y el libro que hoy se presenta, La utopía tiene los pies descalzos (Amargord, 2016), un volumen con el que “me asiento en el presente, en lo cotidiano, para echar una mirada hacia el pasado con el fin de rescatar del olvido aquello que me ha conformado como persona”. El poeta entiende la vida como “un proceso de transformación personal” y la poesía, como “una herramienta de cambio social”. “Vivimos en sociedad y el roce diario crea la circunstancia, la experiencia, el encuentro y el conflicto”, agrega, sabedor de que, en su caso, la poesía “da voz a todo esto”. “Saca de mí lo más profundo, hasta dejarme en la intemperie absoluta, en la desnudez total”. Y “si no te lo tomas en serio, si no pones la vida en ello, no es poesía”. Y es que, concibe este arte como “un despojamiento del ser y también del sistema y de la propia sociedad”, de modo que, en el fondo, es “un desenmascaramiento”. En cuanto a su estilo, dice que sus poemas están llenos de imágenes “que se entienden” y “la gente suele identificarse con ellos, porque se reconocen”. “También distinguen de inmediato el posicionamiento; en este caso, es un descalzarse, porque lo que tocamos es sagrado”, continúa. En sus textos hay “ternura y esperanza”, pero “debajo subyacen la puya, la denuncia, el aguijón”. (Ana Oliveira Lizarribar).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.