Entrevista a Gsus Bonilla, poeta extremeño, organizador de Jam Sessions, entre otras cosas.

Gsús

Jesús Bonilla Mansilla. (Gsús Bonilla, Badajoz 1971). Vive en Extremadura hasta 1975.

En Madrid ha vivido siempre en ‘Vallekas’ donde por diversas circunstancias no cursó estudios superiores; aunque suele decir: que la calle, y la vida en ella, siempre parece ser mejor Universidad, será por eso que luce con orgullo el “aprobado raspado” en la antigua y extinta Educación General Básica obteniendo así el “preciado” Graduado Escolar (el cual actualmente le da de comer). Autodidacta sin remedio, siempre y desde muy joven escribió y vivió algo parecido a poemas aunque, desde hace relativo poco tiempo y por medio de las nuevas tecnologías, decide darlos a conocer en diferentes foros y blogs de Internet donde adopta su nombre de guerra: “Gsús Bonilla”. Es asiduo a las jam sessión de poesía que organiza las noches de los miércoles el Bukowski Club, del barrio madrileño de Malasaña, donde suele leer sus poemas.
Es miembro fundador de la Asociación Cultural La Vida Rima. Colabora en las revistas de poesía “Es Hora de Embriagarse (con poesía)” y “Pro-vocación”.

En 2007 con tanto ajetreo, decide por fin embarcarse en un proyecto tardío y se auto-publica “El Forro” poemario primero (edit. El Parnaso, Málaga 2008) una retahíla de poemas a punto de caducar. También aparece en la antología “Bukowski club, jam session de poesía 06/08”. Ha publicado poemas en diversos fanzines como “Cruce de caminos” y “SIBOLETH”.

  1. Tu primera publicación ha sido “El forro” en 2007. ¿Cómo ha sido tu proceso creativo hasta llegar a ella?

Como proceso de creación no fue tal, fue todo bastante simple, se trataba de recopilar poemas de tiempos remotos y de la noche a la mañana autoeditarte un libre. En todo ello había algo de arrogancia  y mucho de ignorancia. Tampoco me arrepiento de ello, de hecho, aquel paso fue el que, para bien y para mal, me enseñó los mecanismos en los que se fundamenta el mercadeo de la edición.

  1. ¿Qué te motivo a iniciarte en el mundo de la escritura? Y, ¿A qué edad?

Bueno pues ahí, con el Forro, es donde arranca todo. Que fuel primer zasca y el libro que me puso los pies sobre la tierra. Son los años que empiezo a frecuentar el Bukowski Club, un bar del barrio de Malasaña que a unos cuantos autores contemporáneos nos sirvió de escuela. Contaba entonces con 33 o 34 años

  1. ¿Cómo definirías tu poesía?

Definirme es una cosa que no me ha preocupado en absoluto a la hora de escribir. La mayor parte de mis poemas arrancan en un tono más o menos confesional sin embargo luego deriva en cualquier otra circunstancia, a veces en un plano apegado a la realidad, a lo que me rodea o tengo más próximo, en modo de denuncia en algunas ocasiones, otras todo se desarrolla de en el contexto del asombro… al fin y al cabo uno  lo que trata es de explicarse, de poner en un papel todo aquello que le quita el sueño y hacerlo con somera claridad dentro del lenguaje poético. Hay quienes se molestan un poco más y, por lo que sea, tienen el interés de leerte con detenimiento; son ellos los que  fijan con cierta precisión tu ejercicio poético, los que al menos con algo de rigor y desde fuera tienen la capacidad de ubicarte en una poética concreta. Hace unos años el crítico literario  Alberto García-Teresa me incluyó en su tesis doctoral »poesía de la conciencia crítica 1987-2011» que abordaba esta corriente dentro de la poesía contemporánea. En la actualidad es una ‘etiqueta’ en la que me encuentro cómodo.

  1. No es la poesía tu único campo literario, cultural, ¿Podrías comentar en qué consisten tus proyectos enfocados al arte visual? ¿Cómo decidiste iniciarte en lo visual?

De un tiempo a esta parte, al hilo del proceso poético, he expuesto con cierta periodicidad también mi obra gráfica; en el 2007-2008 ‘Theskomposiciones’, que fue una especie de kamasutra ilustrado cuyos protagonistas eran árboles; en 2013-2014 expuse ‘la impecable actuación de poesía para reducir a un hombre que trataba la violencia social a través de aforismos ilustrados. En la actualidad ando sumergido en un proyecto ilusionante enfocado al público infantil llamado «Quiero que me cuentes» que empezó con una serie de libros de artista, ilustrados y manipulados a mano, de la que hay 2 ediciones ya, y de la que tengo idea de que dé el salto al formato impreso. También diseño libros para algunas editoriales. Del campo visual (por llamarlo de alguna manera) me ha interesado de siempre la parte gráfica, a muy temprana edad, en el colegio, si destacaba en algo, eso era en tener cierta habilidad con el lápiz, aunque utilizase soportes alejados de lo convencional para expresarme, como paredes, pupitres, etc.  Me tocó limpiar unos cuantos.

  1. ¿Que supuso para ti la edición de tu primer libro?

Lo comentaba antes. Aquella primera autoedición hizo situarme un plano poético concreto. Decidí que si quería seguir adelante habría de esforzarme algo más del mero hecho de levantar múltiples veces el vidrio desde la barra y llevarlo a la boca y luego soltar por ella cualquier impertinencia que me viniese en gana o trasladarla a un papel. Tenía,  además, que  retomar ciertos hábitos ‘saludables’ que por diferentes circunstancias había abandonado mucho tiempo atrás, como por ejemplo el ejercicio de la lectura, volver a implicarme con la gente y con una parte de la sociedad que aparté y un tiempo concreto y por diferentes motivos que ahora no vienen al caso. Resumiendo un poco y para entendernos, tenía que recuperar mucho tiempo perdido.

  1. ¿Qué te ha hecho introducirte y trabajar en otros ámbitos, además de la poesía, referentes culturales, editor de revistas, creas una asociación cultural?

Me parece importante lo colectivo en cualquier ámbito de la vida. La contradicción aquí es que el ejercicio poético por naturaleza es individualista a todas luces. Me ha interesado mucho siempre el explorar los procesos de creación de otros. Conformar espacios de encuentro para que una parte de ese individualismo generara puntos comunes ha sido un aspecto enriquecedor en muchos sentidos a la hora de seguir por este caminito de la literatura. Pero lo que no quiero es el apuntarme el tanto de la cabeza visible, porque nunca fue así; siempre que he estado inmerso en una revista,  asociación,  etc. Ha habido diferentes personas que han aupado los proyectos tanto o más que yo. De hecho las ideas  han estado sobre la mesa y en un momento dado yo me he sido el que me he subido al carro.

  1. ¿Qué te movió a participar en el Festival Agosto Clandestino, y que ha supuesto para ti?

Es la segunda ocasión que tengo el privilegio de participar en Agosto Clandestino. La anterior fue con motivo de la publicación de la plaquette de El Ángel. Ediciones del 4 de agosto acaba de publicarme, por eso estoy aquí hoy, ‘ANNA’ que es un librito que va a cerrar un ciclo en mi proceso de escritura y es muy importante para mí este hecho, el que este librito vea la luz, porque también tiene que ver con una experiencia vital que había cerrado otro ciclo.  Toda la gente implicada en el desarrollo de este encuentro hacen una labor estupenda; una vez más, Carmen, Sonia y Enrique, que son con los que más contacto tengo, hace que uno se sienta como en su propia casa.

  1. Desde Extremadura, como escritor y persona que trabaja en diferentes ámbitos ¿Qué visión, opinión, tienes de este Festival “Agosto Clandestino”?

El Agosto Clandestino es uno de los festivales de poesía más veteranos de este país, y creo que la clave para que se haya mantenido en el tiempo ha sido el abanico de poéticas distintas entre sí que durante cada una de sus ediciones ha presentado, además de las numerosas actividades culturales que han acompañado a cada edición y que lo han ido reforzando año tras año. Luego está, como dije, el excelente trato en lo personal que se le dado a quienes han ido pasando por él, al menos desde de mi experiencia así lo he vivido, por eso prefiero hablar desde una perspectiva más personal y que entronca seguramente mejor con la empatía hacia ciertas personas que llevan trabajando durante muchos años para que eso sea así.

  1. ¿Tienes idea de seguir explorando nuevos campos culturales ¿Cuáles? 

En un  principio el campo literario me ocupa mucho tiempo como para enfrentarme a nuevos retos;  tengo en marcha desde hace tres años, en una librería de mi barrio (Vallecas) que ha generado un punto de encuentro cultural y de participación vecinal, el ciclo de poesía contemporánea POéTIKAS en La esquina del zorro, que como vecino del barrio  aporto en un intento de  apoyar  este punto de encuentro cultural. Y desde hace algunos meses colaboro con la revista de poesía crítica http://cajaderesistencia.cc/, de la cual pertenezco a su asamblea editora.

10. Además de relato y poesía, ¿En que otros géneros trabajarías? ¿Por qué?

En un principio creo que con ello es más que suficiente. El día solo tiene 24 horas y a vivir es lo que le dedico la mayor parte ese tiempo, afortunadamente la literatura no es mi vida, tiene que ver con ella, pero no es mi vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.