Entrevista a la escritora Luna Miguel, una autora de amplia experiencia a sus 25 años

maxresdefault

Luna Miguel nació en Alcalá de Henares el 6 de noviembre de 1990, pero vive en Barcelona desde 2011. También ha residido en Madrid, Almería y Niza. Trabaja como redactora en PlayGround Magazine (desde 2014); textos suyos han aparecido en El País, Nylon, Público, Jot Down, Babelia, El Periódico y S Moda. Fue directora editorial de El Gaviero Ediciones (2014-2016) y becaria y asistente editorial en Literatura Mondadori y Reservoir Books (2011-2013), así como community manager de la editorial Lumen (2012-2014).

Ha publicado los libros de poesía Estar enfermo (La Bella Varsovia, 2010), Poetry is not dead (DVD, 2010 – La Bella Varsovia, 2013), Pensamientos estériles (Cangrejo Pistolero, 2011), La tumba del marinero (La Bella Varsovia, 2013) y Los estómagos (La Bella Varsovia, 2015). Además de poesía, ha coordinado diversas antologías y publicado el cuento Exhumación (Alpha Decay, 2010) escrito junto con Antonio J. Rodríguez, y el ensayo El dedo. Breves apuntes sobre la masturbación femenina (Muckakers; Capitán Swing, 2016). También ha traducido a Schwob, Rimbaud o K. Smith, entre otros.

1. Pese a tu juventud, tienes ya una dilatada experiencia, ¿Cómo ves la poesía de la gente de tu generación?

Creo que los de mi generación hemos tenido suerte, pero también valentía. Tanto en España como en el resto del mundo, los nuevos poetas han decidido crear sus propios espacios de discusión y alejarse de las editoriales tradicionales o de los suplementos de cultura tradicionales para crear nuevos movimientos. Hemos tenido suerte, como digo, porque las nuevas tecnologías han estado de nuestro favor, y valentía porque nos hemos atrevido a llevar la poesía a donde debe estar: en las manos de los lectores, y no sólo en las polvorientas estanterías de unos pocos.

2. Si poesía es transmitir sentimientos, ¿En qué circunstancias de la vida has llegado a sentir que hacías poesía? ¿En qué momentos ves poesía a tu alrededor?

Transmitirlos, explicarlos, retorcerlos, masticarlos, comprenderlos, traducirlos e incluso inventarlos, apuntaría yo.

3. Muchos de tus libros son editados por la Bella Varsovia, ¿qué vistes en su momento, en esta editorial, para confiar en ella?

Fue La Bella Varsovia la que confió en mí. Elena Medel quiso publicar mi primer cuaderno de poesía cuando yo tenía 18 años, y desde entonces he sentido esta editorial como mi casa perfecta. Por el trato, el entusiasmo y también por la buena compañía.

4. Con 25 años, Elena Medel con 31 y con un éxito también en su momento a edad muy temprana. ¿Ves en Elena a una persona que además de trabajar con ella puede entender mejor lo que estás viviendo? ¿Cómo conociste a Elena Medel?

Elena Medel siempre ha sido una de mis grandes referencias, y además tengo la suerte de que sea mi editora desde hace casi 10 años, y una de mis mejores amigas desde que tengo 12 o 13. La conocí cuando yo tenía 11 y ella 16. Vino a leer a la Feria del Libro de Almería y mis padres me llevaron a verla. Me dedicó su primer libro de poemas y leyéndola entendí que la poesía era algo más intenso e interesante de lo que yo imaginaba.

5. Las redes sociales han cambiado la forma de comunicarse. ¿Hemos pasado de publicar, para luego ver si comunico a todo lo contrario, comunicar y si lo hago, luego ya veré si público y en que formato lo hago? 

Resulta curioso, hay muchos escritores que sin tener un libro de poesía en el mercado ya son considerados como importantes para su generación, o ya son vistos como voces determinantes gracias a sus blogs o colaboraciones online. Pienso en María Sánchez (María Mercromina) o en Óscar García Sierra, por ejemplo.

6. ¿Qué referentes literarios tienes sobre todo en el campo de la poesía? ¿Qué autores de generaciones diferentes a la tuya admiras?

Mis referentes son novelistas como David Foster Wallace, Amélie Nothomb o Michel Houellebecq, poetas como Ted Hughes, Chantal Maillard o Dorothea Lasky, mangakas como Inio Asano, Shuzo Oshimo o Taiyo Matsumoto, y periodistas como Joan Didion, Manuel Jabois o John Jeremiah Sullivan.

7. ¿Qué relación tienes con la gente de tu generación en el mundo de la literatura? ¿Tienes algún vínculo especial con ellos? ¿Colaboráis entre vosotros? ¿Y con gente de otras generaciones diferente a la tuya?

Por supuesto, sin la colaboración constante con otros artistas habría sido imposible sobrevivir. Me refiero a que la amistad y relación con otros artistas nos ayuda a ser autocríticos, a conocer mejor nuestra realidad y a ser humildes.

8. ¿Qué libro, publicación, marcó un antes y un después en tu trayectoria literaria?

La senda del perdedor, de Charles Bukowski. Gracias a él leo y escribo desde adolescente.

9. ¿Cómo has llega a trabajar en proyectos tan diferentes, community manager, traductora, comisaria, poesía y ensayo?

No creo que sean tan diferentes, todos tienen algo en común que es la literatura y su difusión. Ahora ultimo mi sexto poemario y mi primera novela, además de mi trabajo como periodista. Creo que todo puede convivir. Todo debe convivir.

10. Se ha pasado de una poesía en papel a una poesía multimedia (transmitida por multitud de medios). ¿Que ha supuesto para ti como escritora esta transformación?

En realidad no conozco otra cosa. Empecé a escribir en mis diarios, sí, pero también en mis redes sociales como los antiguos Fotolog o Myspace. La poesía no puede quedarse atrás, tiene que conquistar cada nuevo medio.

11. ¿En qué  te ha hecho evolucionar el periodismo, en tu forma de entender y transmitir la literatura?

Entiendo el periodismo como literatura. Quizá me haya ayudado a ser más ordenada y metódica. En saber qué es exactamente lo que puede interesar al lector de un tema determinado.

12. ¿Cómo fueron tus inicios con la literatura?

Como digo, empecé a leer gracias a Bukowski, y a escribir gracias a Medel. Ambos actos, leer y escribir, se convirtieron desde entonces en una necesidad.

13. ¿Cómo has pasado de comunicarte en pequeños grupos a tener los seguidores  que cuentas hoy en día en redes sociales? ¿Has sentido responsabilidad por ser seguido por tanta gente y que muchos te tengan de referente? ¿Como se lleva esta situación? 

Creo que me sigue más gente por mi trabajo como periodista que por mi literatura. He sido columnista en medios como Público o S Moda (El País), y eso da mucha visibilidad. En cuanto a la responsabilidad, supongo que sí, pero tampoco lo considero algo importante, hoy en día todos convivimos con ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.